Parkour y danza en ‘Proyecto Asimétrico’

800 530 Inonder

Ellos viven de lo que aman: bailar y trazar. Este poderoso mix los ha llevado a presentarse en Festivales Internacionales en España, Costa Rica, Guatemala y diversos estados de la República mexicana.

Analí Aragón y Alejandro Ramonet crearon ‘Proyecto Asimétrico’ para poder juntar en sus coreografías el parkour, la acrobacia y la danza. Presentarse en la calle siempre fue un objetivo para ellos y por eso han podido exhibir su primera pieza ‘Buraco Negro’, en diferentes espacios sin necesidad de teatros o foros.

Fotografía: Rolk Briceño

El parkour en Proyecto Asimétrico

¿En qué les ha ayudado el parkour en su carrera como bailarines?

Alejandro: A mí me causa mucho conflicto que en la danza se sacrifica el cuerpo y la funcionalidad a cambio de la forma. En el parkour ves desplazarse a alguien de una manera súper eficiente y también te da una estética increíble. Ahí se equilibra esa parte de la balanza entre la estética y lo funcional.

Analí: Desde el principio yo tenía muy claro que quería hacer danza en la calle. Entonces cuando conocí a Alejandro y al parkour, me quedó como anillo al dedo. No es una danza frontal,  sino una danza que va con el espacio, con el entorno.

Alejandro: Más que el capoeira (porque lo he entrenado durante 10 años) o la danza, el parkour tiene unas pautas muy claras de funcionalidad que sirven para no lastimarte. En Basquetbol si no entrenas, no metes la pelota en la canasta; pero en parkour, si no entenas y quieres hacer un salto, te puedes lastimar. Tienes que estar practicando constantemente.

Analí: Cuando estoy entrenando parkour, siento mi cuerpo muy diferente al bailar. Siento más ‘power’, más posibilidad de hacer cosas con acrobacia y mucha más seguridad con mi cuerpo. Ahora, si combino el entrenamiento de parkour con el entrenamiento de movilidad que hacemos, me da un mejor nivel. Me da más posibilidad de movimiento.

Alejandro: Con el parkour a veces se siente el cuerpo un poco rígido. Pero al mismo tiempo da una fortaleza muy distinta. Visualmente hablando te da un impacto diferente. Es un arma de dos filos; De pronto ya empieza a haber demasiado ‘power’ y ya no hay flexibilidad, o viceversa. Pero cuando le damos a las dos cosas, es cuando está mucho más completo. Cuando entreno las dos, mí parkour está mucho mejor, pero también mi danza. Así llevamos nuestro entrenamiento; nuestro sello es esa combinación de cosas.

A los bailarines…

¿Creen que los bailarines deberían practicar parkour por lo menos una vez en su vida? ¿Les serviría de algo?

Analí: Sí, el parkour es lo más antiguo que conoce el cuerpo. Nos hemos topado, dando clases a bailarines, que se sienten incómodos poniendo sus manos en el piso. Por ejemplo, la coordinación de ir caminando en cuatro puntos es como un corto circuito para muchos. Para nosotros es súper básico.

Fotografía: Ricardo León

Alejandro: Creo que es algo muy elemental para alguien que se dedica a mover su cuerpo. En Guatemala estuvimos en un festival de calle. Todos los bailarines llegaban con zapatos especiales y cosas para los tobillos, mientras que Analí y yo bailamos descalzos.  Tres compañeros bailarines se fueron lesionados. El problema para ellos era mental. Los chavos y las chavas tenían técnica, pero a la hora de brincar y ver el piso de cemento, se asustaban. Si hubieran hecho la técnica normal, nada les hubiera pasado. Hay un bloqueo mental cuando bailan en la calle.

También está el punto de que no se invierte dinero en la cultura en Latinoamérica, así que no te van a llevar al teatro que quieras, más porque somos jóvenes y talentos emergentes. Así que lo que queda es presentarse en la calle; ahí el parkour es la herramienta que puedes utilizar mejor.

Para cerrar, yo recomendaría que practiquen parkour. Es un seguro para tu cuerpo. Te da la noción de qué es funcional y qué no, de qué cosas son seguras para tu cuerpo y cómo salvarlo si tienes alguna caída.

 

1 comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.